Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche
Arkorelax®, conseils pour mieux gérer son stress

Arkorelax®

Recomendaciones para gestionar el estrés

El estrés puede convertirse en un verdadero lastre para tu vida diaria. ¡Aquí tienes algunos consejos que te ayudarán a mantenerlo bajo control! Para convivir con el estrés resulta fundamental llevar un estilo de vida sano: mantener una dieta equilibrada, practicar ejercicio físico moderado de forma regular, dormir lo suficiente, realizar ejercicios de relajación ¡y no dejar de disfrutar! Los hábitos rutinarios favorecen la calma, por lo que es recomendable adoptar un régimen de vida saludable y ordenado.

Practicar una actividad física regular y satisfactoria

La actividad física ayuda eficazmente a reducir los síntomas del estrés y de la ansiedad.

  • Hacer ejercicio al menos una vez a la semana o incluso diariamente.
  • Escoger una actividad de intensidad moderada como la natación, la marcha, la gimnasia…
  • Evitar la actividad física durante las últimas horas del día para que no afecte al sueño.
Natation, gymnastique, randonnée - Arkorelax® - Conseils & exercices pour mieux gérer son stress

Disfrutar de un sueño reparador

La vida diaria de las personas con tendencia a sufrir estrés puede verse afectada por este mal, empezando por su sueño. Una mala noche puede traducirse en fatiga y en una irritabilidad palpable. Se podría decir que, cuando no hemos descansado, estamos «a la que salta».

A continuación te ofrecemos algunos consejos para disfrutar de una noche reparadora:

  • Dormir con la ropa de cama apropiada, en una habitación tranquila, a una temperatura de 18ºC.
  • Evitar los excitantes (cafeína, deporte, videojuegos, alcohol...) a partir de las 17:00 horas.
  • Acostarse y, sobre todo, levantarse, siempre a la misma hora.
  • Reducir la siesta a 20 minutos.
  • Acostarse únicamente para dormir (no ver películas en la cama, ni leer en la pantalla de la tableta o del teléfono móvil).
sommeil récupérateur
sommeli récupérateur

¡Aprender a relajarse y mantenerse en modo zen!

Recurrir a técnicas de relajación resulta muy útil para controlar la tensión física y mental en los momentos de estrés: inspiraciones, yoga, sofrología…

  • Respirar profundamente varias veces a lo largo del día, controlar la respiración.
  • Reservarse algunos momentos para sí mismo/a y concederse respiros.
  • Mantenerse en contacto con el exterior, sin encerrarse, ni aislarse. Comunicar nuestros sentimientos y emociones a las personas más cercanas.
  • Saber desconectar de internet y de las pantallas.
rester zen
rester zen

  Descubre algunos ejercicios de relajación y respiración.

Seguir una dieta equilibrada

La alimentación aporta los nutrientes necesarios para sintetizar los neurotransmisores vinculados al equilibrio nervioso, concretamente la noradrenalina y la dopamina. Tenemos que asegurarnos de recibir, a través de una dieta variada y equilibrada, el aporte suficiente de los elementos siguientes.

  • CONSUMIR
  • Vitaminas del grupo B
    Cereales integrales, leguminosas, pescado, carnes
  • Vitamina C
    Fruta y verdura fresca
  • Ácidos grasos omega-3
    Pescado graso, aceite de colza
  • Azúcares lentos
    Pasta, féculas
    El organismo necesita energía para hacer frente al estrés. Esta energía sale de los azúcares lentos.
  • Antioxidantes
    Fruta, verdura, especias, té verde, chocolate negro
  • Magnesio
    Algunas aguas minerales, frutos secos, cereales, chocolate
    Las necesidades son proporcionales al nivel de estrés. Este elemento mineral es necesario para el mantenimiento del equilibrio nervioso y ayuda, asimismo, a reducir la fatiga. Se libera cada vez que liberamos adrenalina y se elimina a través de la orina.
  • EVITAR
  • Excitantes/Estimulantes
    Cafeína, refrescos, ciertos tipos de té, bebidas energéticas
  • Azúcar
    Repostería, yogures de sabores, refrescos
  • Carbohidratos refinados
    Caramelos, golosinas, frutas en conserva
  • Grasas nocivas
    Las grasas de la carne roja (cordero, ternera y cerdo) o de los quesos grasos
  • Alcohol y tabaco