Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Preservar el 100% de los activos de la planta

Arkopharma siempre ha usado las técnicas más modernas

Arkopharma ha utilizado siempre las técnicas más modernas para contribuir a que la fitoterapia se imponga como una medicina de pleno derecho. Desde 1985, Arkopharma innova en los procedimientos de fabricación de polvo de plantas e implanta a nivel industrial la criotrituración, que permite conservar en el producto terminado la integralidad y la integridad de los principios activos de la planta.

¿Por qué utilizar la criotrituración?

Las plantas medicinales contienen miles de constituyentes, todos potencialmente activos.

Para obtener un polvo de plantas que contenga una cantidad óptima de constituyentes, es necesario conservar y proteger estos constituyentes a lo largo de la cadena de fabricación. La criotrituración es un procedimiento de alto rendimiento que permite preservar el conjunto de los constituyentes y su acción sinérgica.

Este procedimiento evita recurrir a la extracción mediante disolventes químicos y permite obtener, para una planta dada,  un producto con una concentración elevada de principios activos, al tiempo que se conserva el conjunto de sustancias naturales de la misma, que podrán actuar de forma  sinérgica para garantizar una actividad óptima.

¿QUÉ ES LA SINERGIA DE ACCIÓN?

Los constituyentes de una planta sirven para caracterizar a la planta y definir su calidad. Sin embargo, conviene saber que la actividad de una planta no se resume en la de un único constituyente, sino que es el resultado de la acción de todos sus constituyentes: se habla entonces de «sinergia».

También se utiliza el término de «potenciación» para expresar la idea de que una mezcla es más activa que cada uno de sus constituyentes considerados de forma aislada.

¿Cómo se lleva a cabo la criotrituración?

Tras una selección rigurosa de las plantas, la realización de numerosos controles botánicos, bacteriológicos y fisicoquímicos que garanticen su calidad, las plantas previamente cortadas se introducen en la trituradora en una atmósfera de nitrógeno a baja temperatura (inferior a –60 °C). El nitrógeno, químicamente inerte y presente de forma natural en el aire, protege los compuestos de la planta de la oxidación del aire, mientras que el frío impide la degradación debida al calentamiento mecánico observado en una trituración convencional.

Al bajar la temperatura, el nitrógeno contribuye a la congelación de la planta, que se vuelve más frágil y favorece por tanto una trituración óptima.

De este modo, no se deteriora ninguna de las sustancias frágiles (vitaminas, enzimas, sustancias volátiles y otros componentes activos termolábiles) con el calor, recogiéndose al final un polvo perfectamente fino y homogéneo, el polvo total o totum de la planta, también denominado ARKOTOTUM® Integral.

¿Por qué utilizar frío?

Conviene saber que en el contexto de una trituración ordinaria, la elevación de la temperatura puede degradar e incluso destruir las moléculas más frágiles. Sin embargo, la criotrituración respeta los componentes de la planta en todas las fases de la fabricación. El nitrógeno protege también a la planta del contacto con el aire y, con ello, de cualquier posible degradación por oxidación.

En resumen, la criotrituración respeta la integridad de la planta y garantiza la presencia de todos sus constituyentes. Gracias a la obtención de un polvo particularmente fino, los constituyentes de la planta se liberan más rápidamente, lo que favorece su asimilación.

Ventajas de la criotrituración o trituración criogénica

  • Ausencia de calentamiento;
  • Ausencia de oxidación;
  • Conservación de la calidad de los productos triturados;
  • Homogeneidad del tamaño de las partículas;
  • Seguridad y atmósfera inerte.