Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Cómo reducir el colesterol de forma natural

El colesterol es una grasa indispensable para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Dos tercios del mismo se generan en el hígado y el resto proviene de la alimentación. No obstante, unos niveles alterados pueden ser muy perjudiciales.

Cholesterol

El colesterol «bueno» y el colesterol «malo»

El colesterol viaja por la sangre a través de las lipoproteínas. Existen las lipoproteínas HDL (lipoproteínas de alta intensidad) y LDL (lipoproteínas de baja intensidad). Una alta tasa de LDL aumenta la cantidad de colesterol en la sangre. Algunas de ellas se posan en las paredes de las arterias provocando la formación de placas de ateromas. Las LDL también se conocen como «colesterol malo».

Las HDL, por el contrario, recogen el colesterol de las paredes arteriales y lo transportan hacia el hígado, donde se recicla. Como protegen a las arterias de la acción del colesterol, se conoce a las HDL como «colesterol bueno». Es necesario mantener el equilibrio entre el colesterol «bueno» (HDL) y el colesterol «malo» (LDL).

Incluso si no se consigue eliminar el exceso de colesterol a través de la alimentación, se puede disminuir con el consumo de productos «buenos» o con la ayuda de algunos ingredientes.

Los ácidos Omega 3, indispensables para el organismo

Los omega-3 son ácidos grasos polinsaturados considerados «buenos» para el organismo. Son necesarios para el desarrollo y el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso. Por tanto, un aporte suficiente de ácidos omega 3 es primordial a lo largo de toda la vida. A nivel cardiovascular, el consumo de ácidos grasos omega 3 puede traducirse en una reducción de la cantidad de triglicéridos en la sangre.

Alimentos más ricos en Omega 3

Los alimentos más ricos en omega 3 son los vegetales terrestres (nueces, trigo, soja, lino, etc.) y los animales marinos (los pescados grasos como el salmón, el krill, la caballa, la sardina, etc.).

El aceite que se extrae del krill es, por naturaleza, muy rico en ácidos grasos esenciales (que el organismo debe extraer durante su digestión), principalmente en omega 3 tipo EPA y DHA. ¡Pero cuidado, las personas alérgicas al pescado o los crustáceos no pueden consumirlo!

Levadura de arroz rojo, la alternativa natural

La levadura de arroz rojo se extrae de un hongo microscópico, el Monascus purpureus, que produce un pigmento rojo característico. La levadura de arroz rojo contiene varias moléculas llamadas monacolinas: entre ellas, la monacolina K.

La monacolina K presenta propiedades interesantes para la colesterolemia. El consumo regular de 10 mg de monacolina K extraída de la levadura de arroz rojo contribuye al mantenimiento de niveles regulares de colesterol.

Se recomienda acompañar el consumo de Arkocápsulas levadura de arroz  rojo de un seguimiento médico apropiado y tener en cuenta las precauciones de uso y recomendaciones ligadas a este tipo de productos.

Fitosteroles, la ventaja natural

Los fitosteroles tienen una estructura parecida a la del colesterol y, junto a los fitostanoles, ayudan a reducir el colesterol en sangre. Se encuentran presentes en alimentos vegetales, especialmente en aceites, cereales, frutas y verduras frescas, y plantas oleaginosas. Entre ellas, el aceite de germen de trigo es especialmente conocido por su riqueza en ácido linoleico. Se trata de la parte «viva» del grano que contiene todos los constituyentes necesarios para el crecimiento de la futura planta. El aceite que se extrae es rico en fitosteroles, que disminuyen la absorción del colesterol por parte del intestino.

Como complemento a la dieta, el aceite de germen de trigo ayuda a alcanzar los 10g de ácido linoleico que necesitamos diariamente para mantener un índice de colesterol normal.

Elimina los kilos de más

Es preciso tener en cuenta que los kilos de más favorecen el exceso de colesterol. La pérdida de peso permite reducir el índice de colesterol malo y aumenta el bueno, al igual que el deporte, el aliado ineludible de la salud. Sigue una dieta sana y practica ejercicio físico de manera regular.