Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

¿Qué causa la retención de líquidos? 3 estrategias naturales para evitarla

retencion-liquidos

La retención de líquidos es un problema relativamente común ya que nuestro cuerpo está compuesto en gran parte por agua. Cuando el nivel de hidratación se desequilibra, nuestro organismo intentará retener al agua que necesita para desarrollar sus funciones vitales, de manera que nos sentiremos más pesados e hinchados.

 

¿Qué es la retención de líquidos?

El líquido que se encuentra en nuestro organismo se filtra regularmente a través del sistema circulatorio y linfático. Esta red que se extiende por todo el cuerpo drena el líquido de los tejidos y lo vierte de nuevo en el torrente sanguíneo. La retención de líquidos, también conocida como edema, se produce cuando ese líquido no se drena, sino que termina acumulándose en los tejidos. La retención de líquidos puede afectar a todo el cuerpo, en cuyo caso se hace referencia a un edema generalizado. En otros casos se produce solo en una parte, como las piernas, de manera que se trata de un edema localizado. Si sufres retención de líquidos es probable que experimentes dolor en las zonas afectadas, rigidez en las articulaciones y fluctuaciones de peso inexplicables. También es posible que notes la piel más brillante e hinchada y que cuando presiones con el dedo la zona inflamada, la huella se mantenga durante unos segundos.

 

¿Qué causa la retención de líquidos?

La retención de líquidos puede deberse a diferentes factores. Es más común conforme van pasando los años, pero puede producirse a cualquier edad. Los cambios hormonales como los que se producen durante el embarazo o el ciclo menstrual, por ejemplo, contribuyen a la retención de líquidos. Este problema también puede agravarse durante el verano porque la eficiencia de nuestro organismo para eliminar el líquido de los tejidos disminuye. Si pasas muchas horas de pie o sentado, es probable que el líquido “se acumule” en las piernas por efecto de la gravedad, sobre todo si padeces problemas circulatorios. Algunas personas también retienen líquidos cuando vuelan debido a los cambios de presión en la cabina y las largas horas que pasan sentados. Una dieta demasiado salada o que carezca de alimentos ricos en vitaminas B y proteínas también puede provocar retención de líquidos. Sin embargo, en algunos casos el edema puede ser un síntoma de una afección grave, como las enfermedades cardíacas, renales, pulmonares o hepáticas. Por eso, es conveniente acudir a un médico que identifique su causa. No lo dejes para después porque si el edema no se trata adecuadamente puede causar una hinchazón cada vez más dolorosa que podría incluso causarte problemas para caminar. Además, corres riesgo de que la zona inflamada se infecte o ulcere.

 

Tres estrategias para evitar la retención de líquidos

Es importante que sepas qué está causando el edema pues quizá necesites seguir un tratamiento médico específico para la enfermedad subyacente. No obstante, poner en práctica estos consejos también te ayudará a evitar la retención de líquidos o mantenerla bajo control.

1. Reduce la cantidad de sal en tu dieta

El sodio, el mineral que incorporas a tu organismo cada vez que consumes sal, favorece la retención de líquidos. Intenta no comer alimentos procesados ya que estos suelen tener mucha sal “oculta”. En su lugar, prepara la comida en casa y agrega poca sal. Refuerza tu dieta con productos frescos y reduce el consumo de embutidos, salsas y quesos, en especial los curados.

 

2. Agrega alimentos ricos en vitaminas B

Dado que la deficiencia de vitaminas B se ha asociado con el edema, tomar un complemento enriquecido con vitamina B6 y B5 puede contribuir a reducir la retención de líquidos. Un estudio iraní, por ejemplo, comprobó que la vitamina B6 reduce de manera eficaz la retención de líquidos propia del síndrome premenstrual. Esta vitamina se encuentra en el germen de trigo, el pan integral, la carne, el hígado, los pescados, los huevos, las legumbres, los plátanos y la coliflor.

 

3. Convierte las plantas medicinales en tus aliadas

Las plantas medicinales pueden convertirse en tus mejores aliadas para evitar la retención de líquidos. El diente de león y la cola de caballo, por ejemplo, tienen una acción diurética. La ciencia también ha comprobado que la alcachofa ejerce una acción diurética que ayuda a combatir la retención hídrica. Arkofluido Alcachofa Forte Bio es un complemento a base de extractos de plantas que aprovecha el poder de la alcachofa para aliviar la retención de líquidos, facilitar la eliminación de toxinas, ayudar con el control del peso corporal y contribuir a la digestión y el funcionamiento normal del hígado. Gracias al hinojo, también te ayudará a eliminar los gases que se producen durante la digestión mientras que el mate activará el metabolismo de los lípidos para degradar las grasas.

Arkofluido Alcachofa BIO

Arkofluido® Alcachofa Forte BIO

La alcachofa contribuye al control de peso, al normal funcionamiento del hígado y a la eliminación de toxinas.

Descubrir

www.alcachofaforte.com