Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Programa de adelgazamiento en 3 pasos

Piernas contorneadas, cintura estrecha, vientre plano… Un régimen de vida adecuado y la práctica de ejercicio físico son dos condiciones imprescindibles para recuperar la silueta soñada, pero a veces no son suficientes. Algunas etapas de la vida conllevan cambios en el cuerpo, pudiendo acumularse grasas en los tejidos. Para ayudar a eliminarlas, te proponemos este programa de tres pasos.

Programme minceur en 3 actions

ETAPA 1 : ELIMINAR Y DESINTOXIFICAR

Para el «détox», utiliza hojas de Cynara scolymus, una planta de porte majestuoso más conocida con el nombre de alcachofa.

El drenaje lo lleva a cabo el  diente de león (Taraxacum dens leonis)que es apreciado por su capacidad de purificar el organismo y eliminar el exceso de agua. Utiliza las hojas, que es donde se concentran sus propiedades. Añade té verde (Camellia sinensis) dcuya hoja ayuda a disolver los lípidos.

ETAPA 2 : QUEMAR LAS GRASAS

Las grasas se encuentran normalmente en el tejido adiposo. Para eliminarlas, opta por el  mate (Ilex Paraguariensis). Esta planta, originaria de Paraguay, se ha utilizado tradicionalmente por sus efectos tónicos y de quema de grasas. Las hojas de este arbolito de corteza lista y blanquecina pueden ayudarte.

La semilla de guaraná (Paullinia cupana), una planta trepadora de tallo estriado y con hojas muy grandes procedente de la Amazonía, también ayuda a metabolizar los lípidos correctamente. Los indios guaraníes también la utilizan para la preparación de bebidas fortificantes.

ETAPA 3 : CONTROLAR EL DESEO DE TOMAR AZÚCAR

Este paso se vuelve posible gracias a la gymnema (Gymnema sylvestris), planta originaria de los bosques tropicales de India. La goma extraída de la  semilla de algarrobo (Ceratonia siliqua) – árbol de gran tamaño, conocido por su resistencia al calor y porque puede vivir hasta 500 años− ayuda a reducir el apetito, contribuyendo así a la pérdida de peso, siempre en el marco de una dieta equilibrada.

Para combatir la fatiga pasajera que puede producir la dieta, elige la fórmula «vitaminas B3, B6, B12».

Por último: no olvides practicar ejercicio físico de forma regular. La actividad física, que es la principal aliada de tu corazón y de tus vasos sanguíneos, también contribuirá a eliminar el exceso de grasa y a fortalecer tus músculos.