Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Una memoria de elefante gracias a las plantas

Aunque se suele reconocer más por sus beneficios en el plano físico, la fitoterapia también tiene propiedades que estimulan las funciones cognitivas, lo que nos permite mejorar la memoria de un modo natural sin recurrir a medicamentos. ¿Pero cuáles son las mejores amigas de nuestra materia gris?

Si combinamos el uso de la fitoterapia con una estimulación cerebral regular (actividad intelectual, interacciones sociales, etc…), las plantas pueden favorecer notablemente el proceso de memorización. Las hojas de ginkgo (Ginkgo biloba) y de bacopa (Bacopa monnieri) son buenas aliadas de la concentración y de la memoria.

Ginkgo para un mejor riego cerebral 

El ginkgo, originario de Asia, que también se conoce como el «árbol sagrado de oriente», es un auténtico «fósil viviente». Se cree que, con sus 190 millones de años, es el árbol más antiguo que queda sobre la tierra. También se lo conoce como el «árbol de los cuarenta escudos». Sus hojas, en forma de abanico, son muy características.

El ginkgo es beneficioso para la memoria y la capacidad de aprendizaje. Sus hojas ayudan a mejorar las funciones cognitivas.

Bacopa para conservar la memoria

También conocida como «hisopo de agua» o «brahmi», la bacopa se da sobre todo en los pantanos y los lugares húmedos de las regiones tropicales. Se trata de una planta muy común en el continente asiático. La bacopa es una plantita trepadora perenne con hojas carnosas y pequeñas flores blancas.
Suele emplearse para estimular la memoria y las funciones cognitivas en las personas que gozan de buena salud. Mejora la transmisión de los mensajes y la información que se gestiona y almacena en el cerebro.

Cuidar la memoria es muy importante, no dejes que tus recuerdos se queden en el olvido, porque merece la pena estimular la materia gris de tu cerebro con ejercicios de memoria y plantas naturales.

 #PásateALoNatural