Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Seis ideas preconcebidas sobre los complementos nutricionales

complementos nutricionales

Los complementos nutricionales no están regulados: falso

Los complementos nutricionales están sujetos a una normativa estricta que recoge los requisitos que deben cumplir para ser considerados complementos nutricionales. Se enmarcan en los productos alimentarios y, como tales, deben respetar la legislación aplicable a todos los alimentos. Las normas por las que se rigen establecen sus requisitos de seguridad (criterios de pureza de las materias primas, higiene para productos alimentarios...).

En España, todos los complementos nutricionales comercializados deben notificarse a la RGSEAA (Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y Alimentos), que pertenece a la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Una de las funciones de este organismo consiste en garantizar la seguridad de los consumidores y la correcta comunicación de la información (normas de etiquetado, presentación, publicidad, datos nutricionales y sanitarios...).

Si se sigue una dieta equilibrada, no es necesario tomar complementos nutricionales: Falso

En teoría, una alimentación equilibrada debería bastar para satisfacer nuestras necesidades nutricionales diarias, pero en la práctica, debido a los hábitos alimentarios modernos, entre los que destaca el bajo consumo de productos frescos (frutas, legumbres, pescado, carne) y el abuso de los productos procesados, no siempre es así. Por este motivo, el 40% de la población adulta está en riesgo de sufrir carencias de vitaminas y minerales.

Los grupos de población más afectados por estos cambios en la alimentación son: mujeres, adolescentes y personas mayores.

Los complementos nutricionales son sólo para deportistas: Falso

Los complementos nutricionales (vitaminas, minerales, plantas...) se utilizan habitualmente para combatir el cansancio (en un tercio de los casos, aprox.), para aliviar las molestias cotidianas y conservar la salud (en otro tercio de los casos) o para combatir el estrés y mantenerse joven (último tercio). Muy pocas personas usan los complementos nutricionales para aumentar su rendimiento deportivo (un 0,3% de las mujeres y un 8,7 % de los hombres).

Los complementos nutricionales no funcionan: Falso

Numerosos estudios han demostrado científicamente la efectividad de los complementos nutricionales. Su consumo ha demostrado su efectividad a la hora de mantener un aporte suficiente de vitaminas y minerales y, de acuerdo con la ANEFP (la Asociación para el Autocuidado de la Salud), son muy recomendables para las personas con carencias nutricionales o en condiciones especiales (mujeres embarazadas, personas de edad avanzada...).

Los complementos nutricionales son peligrosos: Falso

Los complementos nutricionales, consumidos en su justa medida (la dosis recomendada), no entrañan ningún riesgo para la salud. Todo lo contrario, estos productos ayudan a las personas que los utilizan a mantener un aporte nutricional adecuado.

Los complementos nutricionales se venden bajo receta médica: Falso

Sólo algunos medicamentos están sujetos a receta médica. Normalmente, los profesionales sanitarios (médicos, farmacéuticos...) no recetan los complementos nutricionales, sino que los recomiendan. En cualquier caso, conviene consultar al médico o al farmacéutico antes de consumir complementos nutricionales, especialmente cuando el consumidor esté siguiendo un tratamiento, tenga antecedentes médicos o en el caso de embarazo o periodo de lactancia.