Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Plantas y vitaminas para recuperar la calidad del sueño

Los seres humanos dormimos para recuperar fuerzas, pero también para ser capaces de mantenernos alerta y conservar nuestra capacidad de retención, de aprendizaje y de adaptación a situaciones nuevas. Por todo ello, el sueño ejerce una función primordial para nuestro bienestar. ¿A ti te juega malas pasadas? Elige un remedio suave, basado en plantas y vitaminas.

Retrouvez un sommeil de qualité

Existen soluciones que te ayudarán a relajarte y conciliar el sueño.

Por lo que se refiere a las plantas, es cuestión de elegir. La valeriana es un clásico. Su nombre proviene del latín valere, que significa «gozar de buena salud» y es una planta herbácea perenne, de entre un metro y metro y medio de altura, originaria de Europa y Asia. Se da especialmente en suelos ricos en arcilla y silicio, en entornos sombríos y húmedos. La raíz de la Valeriana officinalis también desempeña un papel importante en lo que se refiere a la calidad del sueño y ayuda a reducir el tiempo necesitamos para quedarnos dormidos.

La pasiflora y el lúpulo tienen este mismo efecto. La primera, conocida como «flor de la pasión», crece en el centro y el sur del continente americano, en las regiones tropicales de Asia y en Oceanía (Australia y Polinesia). La parte aérea de la Passiflora incarnata es la más apreciada, pues ahí es donde se concentran las propiedades relajantes de la planta. El lúpulo, por su parte, atesora sus virtudes en sus estróbilos, que tienen un olor muy característico. Sus propiedades se conocen desde el siglo X. Hoy en día, además de complementos nutricionales, ¡existen almohadas con extracto de Humulus lupulus para favorecer el sueño!

La hoja de la melisa (Melissa officinalis) también es célebre por sus efectos beneficiosos sobre la calidad del sueño, especialmente porque favorece un sueño ininterrumpido, al igual que la parte aérea florida de la eschscholzia (Eschscholtzia californica), una bonita planta de flores amarillas, originaria de California.

Por lo que se refiere a las vitaminas, la vitamina B6 (o piridoxina) contribuye al buen funcionamiento del sistema nervioso y ayuda a reducir la fatiga. Está presente en alimentos como la carne de ave, la casquería, el pescado o la yema de huevo.

La melatonina también puede ayudarte a conciliar el sueño más rápidamente. Se trata de una hormona que el organismo produce naturalmente cuando no hay luz en el entorno.