Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Los orígenes del comercio justo

Comercio justo desarrollado en Europa en los años de la posguerra bajo el impulso de organizaciones benéficas y humanitarias

El Comercio Justo empezó su andadura en la Europa de la postguerra, de la mano de organizaciones caritativas y humanitarias. Paralelamente, en los países del Sur, aquellos productores que contaban con la organización suficiente para hacerse oír, empezaron a reclamar relaciones comerciales justas que les permitiesen, además de cubrir sus necesidades diarias, tomar las riendas de su propio crecimiento. 

Definición de Comercio Justo

«El Comercio Justo es una asociación comercial, que se presenta como alternativa al comercio internacional y cuyo objetivo es lograr que los productores desfavorecidos y marginados puedan crecer de forma armoniosa y sostenible. Con este fin, ofrece mejores condiciones comerciales, apelando al interés de los consumidores y campañas publicitarias».

Consenso de FINE (Diciembre 2001).

El Comercio Justo en cinco puntos

Remuneración justa

El fin del comercio justo es fijar un precio que permita a los productores vivir dignamente de su trabajo. Si los productores cuentan con un precio mínimo garantizado en sus ventas, los trabajadores podrán percibir un salario decente.

Respecto por los derechos humanos fundamentales

La esclavitud, los trabajos forzados o cualquier otra práctica que atente contra la integridad de la persona humana está terminantemente prohibida. Los ocho convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) se respetan en todas las fases del proceso de producción.

Entablar relaciones duraderas

Entablar relaciones a largo plazo es una forma diferente de hacer negocios. La seguridad de contar con operaciones comerciales duraderas, permite a los pequeños productores mirar al futuro con más serenidad.

Conservación del medio ambiente

El comercio justo no sólo protege a las personas, sino también su entorno. Por este motivo, las materias primas agrícolas se cultivan con sistemas de agricultura biológica (en el marco de la norma técnica ESR de Ecocert), cuyas técnicas de producción preservan la fertilidad del terreno y son respetuosas con el medio ambiente.

Productos de calidad

El comercio justo promueve el uso de prácticas agrícolas tradicionales, combinadas con un control de los productos adecuado a los requisitos de calidad actuales.

A día de hoy, el comercio justo representa más de 5500 millones de euros en ventas dentro del comercio internacional. Aunque está cifra aún es pequeña, está en constante crecimiento.