Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Las plantas y el cerebro: beneficios reales

Las plantas cada vez son más apreciadas por su capacidad de estimular nuestras funciones intelectuales (concentración, memoria…), especialmente en el caso de los estudiantes en época de exámenes. Y no faltan motivos, porque hay muchas plantas que fomentan la estimulación cerebral y cognitiva.

Plantas para mejorar las funciones cognitivas

Dentro de la era de la fitoterapia, el siglo XXI destaca especialmente por el triunfo de las plantas que se consideran útiles para favorecer nuestra capacidad intelectual.

Rhodiola
(Rhodiola rosea)

 
rodiola

La rhodiola (Rhodiola rosea) destaca por su capacidad de estimular las funciones cognitivas. Además, gracias a sus propiedades adaptógenas y reguladoras, ayuda al organismo a adaptarse más fácilmente a las situaciones estresantes de la vida cotidiana. Esta planta está especialmente indicada para los alumnos de secundaria y a los estudiantes en época de exámenes.

Ginseng
(Panax Ginseng)

ginseng

El ginseng, por su nombre latino Panax Ginsengcombate la fatiga pasajera y estimula la capacidad intelectual y cognitiva. Tomada con regularidad, esta planta supone una gran ayuda en la realización de tareas que requieran una concentración especial: actividad profesional, revisiones,etc.

Las mejores aliadas de la memoria

Para mejorar tu memoria, puedes combinar la bacopa, el ginkgo y las fuentes de omega 3 (aceite de krill, de lino o de salmón...) Vamos a profundizar algo más en estos activos.

Bacopa
y Ginkgo Biloba

 
bacopa-ginkgo

Son dos plantas de referencia para estimular la memoria y la concentración. Ambas cuentan con un gran reconocimiento por contribuir a conservar las funciones cognitivas y la capacidad intelectual. Hoy en día, la combinación de estas dos plantas suele recomendarse a las personas que quieren conservar su vigor intelectual.

Aceite de krill, aceite de lino
aceite de salmón

 
aceites

Son fuente de ácidos grasos omega 3. El aceite de lino contiene ácido alfa-linolénico (AAL). Los aceites de krill y de salmón contribuyen al buen funcionamiento del cerebro gracias a su contenido en ácido docosahexaenoico (DHA).