Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche
Chondro-Aid Arkoflex, les articulations

Arkoflex®

Las articulaciones

Las molestias articulares son la principal causa de reducción de la movilidad, tanto en hombres como mujeres. A partir de los 70 años la posibilidad de sufrir disfunciones articulares se estima en torno al 80%.


Las articulaciones parecen «oxidadas». Las molestias se localizan esencialmente en la zona de la nuca, la parte baja de la espalda, las rodillas, las caderas y los dedos de las manos y de los pies. El origen de todos los problemas es el desgaste de los cartílagos.
Una vez hace su aparición, este mal avanza de forma progresiva, provocando molestias cada vez más frecuentes e intensas. 

¿Qué es una articulación?

Una articulación consta de varios elementos: el hueso, el cartílago, los tendones, la membrana sinovial, la cápsula, los músculos, el líquido sinovial y los ligamentos. La pieza clave de la articulación es el cartílago. Es él quien protege las extremidades de los huesos y asegura sus movimientos, amortiguando los golpes. Se compone principalmente de agua (70 %), colágeno, proteoglicanos (glucosamina y condroitina) y células especializadas en la síntesis de los elementos constitutivos del cartílago, llamados condrocitos.

El colágeno  [ 1v] y el ácido hialurónico  [ 2 ] forman una red de mallas que sostienen los proteoglicanos [ 3 ] 1. Esta estructura, como si fuese una esponja, se impregna de líquido sinovial para asegurar la elasticidad y la compresión de las articulaciones. Los condrocitos  [ 4 ], por su parte, son células especializadas que aseguran la renovación constante del cartílago para luchar contra el envejecimiento.

Las articulaciones, que son parte integrante del esqueleto, funcionan como «bisagras» entre dos huesos contiguos. Estas «bisagras» resultan indispensables para el movimiento.

¿Cuál es la composición de las articulaciones?

Las articulaciones se componen de numerosos elementos, más o menos frágiles:

La cápsula articular  [ A ]

La cápsula articular es la envoltura fibrosa y elástica que envuelve la articulación. Junto a los ligamentos, la cápsula articular contribuye a la protección y la estabilidad de las articulaciones.

El líquido sinovial  [ B ]

El líquido sinovial (o sinovia) es una secreción de la membrana sinovial. Sirve para lubricar y nutrir el cartílago. Contiene agua, minerales, proteínas y ácido hialurónico, lo que le confiere su consistencia viscosa.

La membrana sinovial  [ C ]

La membrana sinovial recubre la cara interna de la cápsula articular. Actúa como un envoltorio que secreta el líquido sinovial. Además de sus funciones mecánicas, desempeña un papel de protección contra las agresiones externas.

Los ligamentos  [ D ]

Los ligamentos conectan dos huesos a través de la articulación para preservarlos durante los movimientos o desplazamientos. También protege la articulación frente a torceduras y luxaciones.

 

El cartílago articular  [ E ]

El cartílago, formado por colágeno, se encuentra en las articulaciones móviles y nos ayuda a movernos sin dificultades. Su elasticidad le permite resistir la sobrecarga y las presiones que producen los golpes, protegiendo las superficies óseas adyacentes. Funciona como una especie de amortiguador.

 

Los tendones musculares  [ F ]

El tendón es una tira fibrosa, elástica y resistente que une el hueso con el músculo. El tendón y el músculo al que está ligado conforman un todo dinámico que estabiliza la articulación y permite el movimiento.


1 Los proteoglicanos son las proteínas a las que se unen las cadenas de glicosaminoglicanos (GAG), elementos fundamentales para la estructura de los cartílagos. Los proteoglicanos tienen una elevada carga negativa, por lo que atraen el agua.