Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

El cuidado mediante plantas: suave y profundo

La fitoterapia tiene, a día de hoy, un verdadero lugar en la salud cotidiana y se emplea con mucha frecuencia. Las plantas que se utilizan como alternativa o complemento a los productos de salud clásicos, cuentan con la ventaja de contener diferentes compuestos activos.

Le soin par les plantes : doux et profond

La fitoterapia, una medicina reconocida

La fitoterapia consiste en el empleo de las plantas o de productos a base de plantas (polvos, preparaciones en ampollas, infusiones…) para ofrecer respuestas naturales a las molestias cotidianas. Las plantas constituyen una respuesta natural para proporcionar al organismo sustancias que contribuyen a mantener su equilibrio. A lo largo de los siglos y en los distintos continentes, las personas han aprendido a dominar el conocimiento de las plantas y de sus propiedades.

Los usos tradicionales de las plantas (Europa, China, India, América del Sur, África …) representan la riqueza de una experiencia acumulada desde tiempo inmemorial. En los países desarrollados, con la aparición de la química moderna a finales del siglo XIX y el descubrimiento de nuevos medicamentos, se ha relegado a la fitoterapia a un segundo plano considerándola «el remedio de la abuela», de propiedades inciertas. Sin embargo, esta marginación solo duró un tiempo: los últimos grandes escándalos sanitarios han suscitado un interés renovado por las plantas.

Actualmente, la eficacia de las plantas está plenamente reconocida y en la mayoría de los casos, demostrada científicamente. Sus indudables beneficios para nuestra salud y su dimensión natural han permitido a la fitoterapia hacerse un hueco en nuestra vida diaria.

La fitoterapia: la salud natural

La fitoterapia se utiliza preferentemente durante periodos prolongados. Por su acción suave y profunda, la fitoterapia contribuye también al buen equilibrio de nuestro cuerpo estimulando nuestro organismo y limitando los efectos secundarios.

Actuando de forma complementaria y en armonía, cada sustancia desempeña un papel distinto en el metabolismo. En algunos casos, las plantas pueden incluso utilizarse asociadas.

Recordemos que la medicina clásica (alopatía) interviene sobre todo en los tratamientos de urgencia y/o de corta duración. La fitoterapia es  ideal para una acción de fondo, más prolongada y más suave.

¿Y los efectos secundarios?

Los efectos secundarios asociados a las plantas son  generalmente menos frecuentes. Pueden aparecer cuando las plantas se asocian a la alopatía o cuando no se respeta la dosis recomendada. Por ejemplo, en un tratamiento en periodos de estrés, la utilización de plantas como la rhodiola no produce ningún fenómeno de habituación. Sin embargo, este sí puede producirse en los tratamientos  denominados clásicos.

Actualmente, como sucede con la fitoterapia, otras formas de medicina suave se desmarcan de la alopatía. Pueden citarse, por ejemplo, la homeopatía, la aromaterapia o la terapia nutricional, cuyo enfoque difiere del de la alopatía.