Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Dieta sana para comer en el trabajo

¿Quieres llevar una dieta sana pero comes en el trabajo? No te preocupes, te aseguramos que ¡es posible y fácil de llevar! Todos tenemos mil cosas en la cabeza, sí, un ritmo de trabajo que cada vez nos absorbe más y cada vez tenemos menos tiempo para nosotros, pero hay que buscar un hueco para cosas tan importantes como nuestra alimentación. Recuerda siempre aquello tan cierto que se dice: “Somos lo que comemos”.

 

Consejos para llevar una dieta sana en el trabajo

Si te preocupa cuidarte pero se te hace cuesta arriba compaginar los buenos hábitos con tu rutina laboral, sigue estos consejos y verás cómo llevar una dieta sana y equilibrada en el trabajo también es posible. ¡Toma nota!

  • Lo principal es la organización y, para ello, hay que comenzar con una actitud positiva. Hazte una lista de lo que quieres comer cada semana y  cómpralo de una sola visita al supermercado.
  • Intenta ir siempre al supermercado con el estómago lleno, ahorrarás tiempo y dinero evitando caprichitos que no son necesarios.
  • Piensa en menús sencillos adaptados a tus necesidades nutricionales, a tu actividad diaria y consumo energético. No es lo mismo que estemos en una oficina sentados que dar clases de educación física.
  • Existen mil opciones y, si nos quedamos sin ideas, debemos buscar recetas sanas que llamen la atención. Hay que ser creativo y llevar una dieta variada, ya que caer en la monotonía puede pasar factura.
  • Es fundamental que hagamos cinco comidas, desayuno, comida, cena y dos tentempiés (uno a media mañana y otro a media tarde). Evitar que se prolonguen las horas de ayuno es básico, así se controla mejor la ingesta y quemamos más calorías.
  • Entre horas, la mejor opción es la toma de una pieza de fruta o lácteo. Recomendamos llevar en el bolso siempre un par de piezas de fruta para esos tentempiés entre horas, o bien acudir a la nevera y tomar un yogur (mejor si es desnatado).
  • No descuides las calorías y las cantidades. Siempre se ha dicho que hay que desayunar como un rey, comer como un príncipe y cenar como un mendigo.
  • Intenta que la comida sean dos platos, el primero ha de ser de ensalada o verduras, y el segundo de carne, pescado o legumbres.

 Además de estos consejos de alimentación sana, la hidratación también es otro pilar necesario para nuestro rendimiento y el buen funcionamiento de nuestro organismo. El agua es la mejor opción y hay que beber como mínimo de 1,5 litros a 2 litros cada día. La clave es no esperar a tener sed para beber agua.

Ya sabes, organízate y equípate de un buen kit de comida laboral: neverita portátil, tartera o “tupper”. Si quieres puedes comer bien en tu trabajo, ¡nada es más importante que tu salud y tú!