Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Cúrcuma

Sequedad y envejecimiento cutáneos, arrugas, estrías

La cúrcuma es una planta de origen asiático muy conocida desde la antigüedad por sus múltiples propiedades en la alimentación, la medicina y la belleza.  Ya en un herbario asirio del año 600 a.C. se mencionan sus cualidades terapéuticas.

Esta planta era utilizada, especialmente en países asiáticos, para tratar diferentes molestias asociadas a las inflamaciones.

Actividad antinflamatoria

La cúrcuma es actualmente un importante objeto de estudio por sus múltiples propiedades en el terreno de la salud.

Su principal componente, la curcumina, es uno de los principales responsables de su actividad biológica. Entre sus múltiples usos podemos destacar su actividad antiinflamatoria y su papel  en el mantenimiento de la flexibilidad y el bienestar articular.

La cúrcuma posee también una importante acción antioxidante que protege nuestro organismo frente a los efectos nocivos de los radicales libres. Por otro lado, la cúrcuma contribuye al funcionamiento normal del hígado y favorece la función biliar. Además, facilita la digestión y en general favorece la salud gastrointestinal, ayudando a reducir las posibles molestias gástricas.