Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Cola de caballo

Remineralizante, diurético, fortalece cabello y uñas

Común en Europa, la cola de caballo o equiseto debe su nombre al aspecto filiforme de su ramaje. Es famosa tanto por su rica composición como por su antigüedad, ya que existe desde el pasado más remoto de la tierra. Su utilización en medicina popular como remineralizante se remonta al siglo XVI.

Remineralizante de origen natural

No hace mucho tiempo que se puso de manifiesto la extraordinaria riqueza mineral de la cola de caballo, especialmente en sílice (5 a 10% de la planta seca), lo que ha permitido comprender mejor su mecanismo de acción. Estimula la síntesis del colágeno contenido en los tejidos óseos y conjuntivos, lo que ayuda a favorecer la reconstrucción de los cartílagos en las enfermedades articulares. Las personas que padecen problemas articulares o reumatismos aprecian mucho sus efectos beneficiosos porque mejora su movilidad. Asimismo, la sílice facilita la remineralización ósea. Su composición mejora sensiblemente la flexibilidad de los tendones y contribuye a su protección durante los esfuerzos deportivos sostenidos. Las carencias de silicio, constituyente de la sílice, son frecuentes y aumentan con la edad.

Gracias a sus propiedades diuréticas, la cola de caballo aumenta la cantidad de orina, con lo que se consigue limpiar el tracto urinario y ayudar en los trastornos urinarios leves. También resulta de gran utilidad para fortalecer el cabello y las uñas quebradizas.