Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Cansancio repentino: causas y soluciones

cansancio repentino

Con el nivel de vida actual han aparecido una serie de síntomas o enfermedades a los que antes no prestábamos atención. Trabajar, cuidar de tus hijos, hacer deporte… son solo algunas de las cosas a las que tienes que hacer frente en un mismo día. Todo ello provoca que comencemos a notar, cada vez más, un cansancio extremo cuando finaliza el día. Esto puede llegar a ser una circunstancia normal y lógica, producto del ritmo diario, si se produce de forma aislada o el cansancio no es muy acusado. Pero, ¿Qué ocurre cuando el cansancio es repentino, muy extremo, o incluso si se prolonga demasiado? Desde Semergen, Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria, afirman que este tipo de cansancio es una de las patologías más comunes en las consultas: pacientes que aluden a cansancios extremos, astenia o una gran desgana. La dificultad reside en que se trata de problemas muy inespecíficos que requieren de una valoración médica más profunda. Así, ¿Cuáles son las principales causas que provocan este tipo de cansancio tan repentino y molesto?

Causas del cansancio repentino

  Entre los motivos más frecuentes para justificar un cansancio marcado se encuentran:

  • Anemia por déficit de hierro. Una circunstancia de vital importancia ya que el hierro es fundamental para nuestro organismo, al participar en procesos metabólicos, como la formación de glóbulos rojos. La anemia suele darse principalmente en mujeres, y las causas que lo provocan pueden ser una mala alimentación, un embarazo o la celiaquía, entre otros. Por ello, te animamos a prestarle a tu alimentación la importancia que merece, incluyendo alimentos con altos valores en hierro.
     
  • Infecciones virales. Las infecciones virales son una de las causas más comunes que provocan un debilitamiento o cansancio repentino más marcado. Esto se debe al efecto que producen sobre el organismo los virus, al que dejan falto de hierro y otros nutrientes necesarios para tener un buen rendimiento. Las infecciones víricas de mayor calado suelen ser la Gripe o la Hepatitis, entre otras.
     
  • Infecciones respiratorias. Otro de los grandes motivos por los que puedes sentir un cansancio extremo son las infecciones respiratorias, que, al tener una acción directa sobre el sistema respiratorio de tu cuerpo, dificultan la entrada de oxígeno en sangre, lo que provoca un cansancio muy marcado. Entre otras, la bronquitis suele ser la infección más común.
     
  • Estado de ánimo bajo y apatía. El hecho de encontrarnos faltos de ánimo también puede provocar, secundariamente, una sensación de apatía y desgana generalizada que te puede hacer tener la sensación de encontrarte con un gran cansancio.
     
  • Exceso de actividad y/o descanso insuficiente. Relacionado íntimamente con el ritmo de vida actual, destinar parte de nuestro tiempo de descanso a otras actividades puede hacer que agotemos nuestras reservas y nuestro organismo no disponga de los suficientes recursos para poder rendir a un buen nivel. Igualmente, si no le dedicamos al sueño las horas que nuestro cuerpo necesita, también puede producirse la llegada de un cansancio extremo.

Soluciones para el cansancio repentino y extremo

De cualquier forma, todas estas problemáticas que te puedes encontrar tienen solución, lo importante es identificar la causa que está produciendo este cansancio.

  • En primer lugar, te recomendamos acudir a tu médico de cabecera para realizar una evaluación de tu estado de salud y ánimo, y así poder detectar el origen del problema.
     
  • Asimismo, como suele decirse, prevenir es curar. Procura dormir las suficientes horas de sueño para que tu cuerpo descanse y recupere la energía que necesita, e intenta dividir tus actividades diarias para que tu día a día no resulte agotador. Un buen descanso es fundamental para poder desempeñarnos a pleno rendimiento.
     
  • Refuerza tu organismo. En ocasiones, una dosis extra de energía puede sernos muy útil para poder superar nuestro día a día con vitalidad y energía. ¿Cómo hacerlo?

¿Cómo reforzar al cuerpo para estar llenos de vitalidad y energía?

Además de las mencionadas anteriormente, existen otras formas de poder asegurarnos una gran capacidad de energía para nuestro día a día. En este sentido, es importante que tengas en cuenta que las vitaminas naturales son una fuente muy rica en nutrientes que aportarán a nuestro cuerpo la dosis extra que necesita algunos días. Si sientes cansancio o notas cierta desgana por realizar cualquier actividad, te recomendamos estas vitaminas naturales:

  • La vitamina D, presente en alimentos, la vitamina D ofrece muchos recursos a nuestro cuerpo: fortalece nuestro sistema inmunológico (vital para protegernos frente a infecciones) y estimula nuestro buen humor, algo muy importante para no llegar a tener una sensación de apatía acuciante.
     
  • Zinc. Es un macronutriente esencial para nuestro cuerpo, que debemos tomar mediante una alimentación equilibrada y aportes complementarios. El zinc te será un grandísimo aliado, ya que ayuda a tu cuerpo en algunos procesos fundamentales para asegurar tu bienestar: regula el metabolismo, refuerza nuestro sistema inmunitario, es antioxidante y juega un papel fundamental en las barreras naturales que nos protegen: la piel y las mucosas.

Así, nuestros productos Arkovital y en especial la Vitamina C&D3 + Zinc serán tus aliados en aquellos momentos en los que notes que tu cuerpo necesita un pequeño empujón.

Arkocapsulas propolis bio

Vitamina C&D3 + Zinc

La asociación de vitaminas más potente del mercado para un especial refuerzo del sistema inmunitario

Descubrir