Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

Bardana y pensamiento salvaje para mantener tu piel limpia

Bardane et pensée sauvage

La piel, un órgano clave para la salud

La piel, a la vez resistente y frágil, es un órgano tan vital como el corazón: ¡sin piel no hay vida! Recubre toda la superficie del cuerpo, unos 2 m2, y tiene muchas funciones. Entre ellas, la principal es proteger el cuerpo de las agresiones.

Sea cual sea su color, la piel nos protege contra las agresiones cotidianas (frío, sol, contaminación...). Su superficie está cubierta de miles de receptores que informan al cerebro de todo lo que ocurre. Una vez recogidos y analizados, estos mensajes provocan la reacción adecuada.

A lo largo del día, la piel secreta grasa y sudor, y elimina las pieles muertas. Estos residuos empañan su tono. El polvo, los restos de maquillaje e incluso las bacterias también alteran su brillo y pueden dar lugar a imperfecciones.

¿Cómo limpiar la piel de forma natural?

El primer paso para cuidar la piel, consiste en limpiarla todos los días con productos suaves, para eliminar las impurezas sin provocar irritaciones, e hidratarla bien para prevenir la aparición de los signos del envejecimiento.

Además, es imprescindible protegerla del sol, olvidarse de fumar y seguir una dieta equilibrada. Cuando existan pequeñas imperfecciones, es posible que haga falta contar con un poco de ayuda extra; aquí es donde entran en juego la bardana y el pensamiento salvaje. A menudo se utilizan juntos, tanto en forma de cápsulas como de infusión.

FITOTERAPIA PARA UNA PIEL BONITA

La bardana (Arctium lappa) es una planta grande, originaria de las regiones templadas y fácilmente reconocible por sus flores violetas, terminadas en forma de ganchitos curvados. Se utiliza desde la antigüedad por sus propiedades depurativas, concentradas en la raíz.

Otra planta famosa por contribuir al embellecimiento de la piel es el pensamiento salvaje (Viola tricolor) que concentra sus propiedades purificantes en su parte aérea.