Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

3 plantas para tu bienestar digestivo

Algunas plantas pueden ser útiles para mantener el bienestar digestivo. En el trono de la fitoterapia, nos encontramos con la alcachofa, el romero y la angélica.

artichaut

Alcachofa (Cynara scolymus)

Dotada de capítulos carnosos y hojas gruesas, la alcachofa es originaria del Norte de África. El término hace referencia a la vez a la planta entera y a su parte comestible. Las virtudes de sus hojas fueron descritas en el siglo XVIII por Chomel y Lémery.

Esta planta, cuyo nombre científico es Cynara scolymus, contribuye a la eliminación de las toxinas y de las grasas en el hígado.

Hinojo (Foeniculum vulgare)

Los frutos del hinojo ricos en un aceite esencial (anetol 50%) de característico aroma, son los responsables de sus propiedades medicinales. Además de su capacidad de estimular la digestión, ayuda a calmar los espasmos y los dolores abdominales (gastritis, colitis). Asimismo, el hinojo evita la formación de gas intestinal bloqueando los procesos de fermentación de los alimentos en la fase digestiva, por lo que se revela igualmente interesante en caso de pesadez, hinchazón y flatulencia.

Actualmente se utiliza el hinojo para ayudar a eliminar los gases.

Boldo (Peumus boldus

La hoja de boldo contiene un aceite esencial y alcaloides, entre los que destaca la boldina. Es colagogo, es decir, estimula la secreción biliar favoreciendo así la digestión. Se utiliza en las afecciones de hígado (es un protector hepático) y de la vesícula biliar. Constituye una planta ideal para facilitar las digestiones pesadas tras una comida copiosa, además de aumentar la secreción de saliva.

Precaución: como todas las plantas que estimulan la vesícula, el boldo no debe ser utilizado en caso de obstrucción de las vías biliares o piedras en la vesícula.

El boldo es particularmente útil para ayudar a la función hepática normal.