Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

3 plantas para desintoxicar el hígado

La sabiduría popular nos enseña que, cuando el hígado funciona, todo funciona. Este órgano desempeña un papel primordial en el organismo: como si fuera un filtro, impide la absorción de las toxinas y facilita su eliminación. Cuando tiene mucho trabajo, la fitoterapia puede ser su gran aliado.

El hígado es un órgano voluminoso compuesto de dos lóbulos, situado en la parte superior del aparato digestivo. El hígado tiene múltiples funciones entre las que destaca la producción de la bilis que ayuda a la digestión de las grasas. Este órgano participa en el metabolismo de la glucosa, almacena las vitaminas y los minerales obtenidos de la digestión y los libera al torrente sanguíneo cuando el organismo los necesita. También filtra la sangre para capturar las toxinas que se absorben al comer, beber o tomar medicamentos. Hay tres plantas que, ya sea solas o combinadas sirven como complemento alimenticio para facilitar el proceso de desintoxicación y ayudar a su buen funcionamiento. Éstas son el cardo mariano, el romero y el desmodium.

Cardo mariano (Silybum marianum)

También denominado cardo de María o cardo borriquero, esta planta originaria de la cuenca mediterránea se emplea desde la antigüedad. En Europa esta planta bianual, conocida por sus propiedades beneficiosas, también se utilizaba en alimentación. Se consume en forma de té, infusión, aceite o cápsulas.

El fruto del cardo mariano (Silybum marianum) favorece la eliminación de las toxinas en el hígado.

Romero (Rosmarinus officinalis)

El romero común en estado silvestre en todo el contorno mediterráneo, prefiere los terrenos calcáreos y se adapta muy bien a terrenos áridos y rocosos. Esta planta, de la familia de las lamiáceas, es un arbusto pequeño en estado silvestre que puede llegar a alcanzar los dos metros de altura cuando se cultiva.

Las partes aéreas del arbusto (Rosmarinus officinalis) estimulan la producción de bilis, las funciones de eliminación del hígado y la digestión de las grasas. El periodo en que sus propiedades muestran una mayor eficacia es en el de la floración.

Desmodium (Desmodium adscendens)

Parecido al trébol, el desmodium es una planta silvestre perenne con hojas compuestas, originaria de África Occidental. También está muy presente en Latinoamérica (Brasil, Perú, región amazónica) y en todas las zonas ecuatoriales húmedas.

Tradicionalmente, se ha utilizado con éxito en el África tropical para mejorar el bienestar hepático y posteriormente la acción calmante de Desmodium adscendens ha sido confirmada por varios estudios científicos. El Desmodium contribuye así al buen funcionamiento hepático gracias a sus propiedades drenantes. Debido a sus efectos beneficiosos su empleo es muy recomendable en las curas de desintoxicación.