Aller au contenu Aller au menu principal Aller à la recherche

3 plantas adaptógenas que debe conocer

Rhodiola, Eleutherococcus y Ginseng

En palabras de Nicolai Lazarev, «el adaptógeno es una sustancia farmacológica capaz de inducir en un organismo un estado de mayor resistencia no específica que permite contrarrestar los síntomas del estrés y adaptarse a un esfuerzo excepcional». Este término se reserva únicamente a las plantas que, según su descripción: «aumentan la resistencia al estrés, la concentración, el rendimiento y la resistencia en caso de fatiga o de estrés».

Ginseng, la planta milenaria tonificante

El ginseng es una planta perenne con una raíz voluminosa más o menos ramificada, de color amarillo claro, que puede tener un aspecto antropomorfo. Debe esperarse a que la planta haya alcanzado como mínimo 6 años de edad para recoger su raíz.

Ginseng, plante millenaire du tonus

Tradicionalmente, se conoce como «ginseng blanco» a la raíz que se lava y se seca al sol o en una estufa. El «ginseng rojo» debe su color marrón rojizo a un vaporizado (tratamiento con calor húmedo) antes del secado.

Su uso tradicional, originalmente reservado al Emperador y a los grandes señores feudales, se remonta a tiempos muy antiguos. En Occidente ha gozado de un gran éxito desde el siglo XVIII. Su nombre, «Panax», panacea, indica que se considera que puede curarlo todo.

Actualmente, el ginseng se utiliza esencialmente por su acción tónica general en el rendimiento físico e intelectual. En China, el ginseng se utiliza también como afrodisiaco masculino.

La raíz de ginseng es apreciada por su riqueza en ginsenósidos, componentes característicos de la planta, cuya concentración aumenta con la madurez de la raíz. El ginseng contiene también numerosas vitaminas (sobre todo del grupo B), sales minerales (hierro, cobre, fósforo, calcio, magnesio, zinc), oligoelementos (silicio y selenio) y aminoácidos.

Eleuterococo, la planta de la energía vital

El eleuterococo, también denominado «ginseng ruso» o «arbusto del diablo» es un arbusto espinoso, de hojas palmeadas y largos pecíolos de la misma familia que el ginseng (Araliaceae). El eleuterococo es originario de China y de Japón. El fruto de esta planta es una baya negra con 5 semillas. 

Eleuthérocoque, énergie vitale

La raíz de eleuterococo ha sido utilizada tradicionalmente por los chamanes siberianos y se encontraba en numerosas preparaciones de la medicina china.

Actualmente, se utiliza en caso de fatiga física e intelectual, en personas mayores o en época de exámenes. También es apreciada por sus virtudes revitalizantes y tónicas.

La raíz de eleuterococo es rica en un grupo de constituyentes denominados eleuterósidos. Estos compuestos contribuyen a otorgarle las propiedades «adaptógenas» (adaptación del organismo a distintas situaciones) que se le atribuyen. La raíz del eleuterococo permite mejorar la capacidad del organismo para realizar un esfuerzo físico, aumenta la velocidad de ejecución y facilita la recuperación.

Esta planta incluso fue utilizada por los cosmonautas rusos para adaptarse mejor al espacio o por los atletas de los antiguos países del Este para obtener un mayorr rendimiento.

Rhodiola, la planta de la calma emocional

La rhodiola, también denominada «raíz de oro» o ginseng de Siberia, es muy común en el norte de Europa y en las regiones montañosas de Europa y Asia. Se han identificado más de 200 especies distintas del género Rhodiola, de las que al menos 20 se utilizan en la medicina tradicional asiática.

Rhodiole, calme émotionnel

El rizoma de la Rhodiola rosea cuenta con una composición particular y característica de compuestos de la familia de los fenilpropanoides: rosavina, rosina, rosarina… de ahí su olor a rosa.

CAl igual que el ginseng y el eleuterococo, la rhodiola es una planta considerada «adaptógena». Permite al organismo adaptarse más fácilmente a distintas situaciones. Ideal para ayudar a afrontar periodos de estrés (exámenes…), la rhodiola también se utiliza para favorecer la relajación y recuperar la calma y la serenidad.

Además de sus propiedades relajantes, la rhodiola también tiene un efecto tonificante. Por ello se desaconseja tomarla por la tarde. En Siberia y en Escandinavia, su uso como planta tónica se conoce desde al menos 3000 años.